En algún lugar de la Mancha …

… de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.

Así comienza nuestro viaje por la tierra de ‘el ingenioso Hidalgo de Don Quijote de la Mancha’, una tierra llena de paisajes bonitos, de historia y de atardeceres que enamoran a cualquiera.

Esta escapada la podéis realizar en un día si estáis en Madrid y estoy segura que os encantará.

Comenzamos nuestro recorrido en Tembleque, con su plaza mayor de doble funcionalidad, plaza y plaza de toros, del siglo XVI y que sigue el esquema de los corrales de comedia (ahora mismo una parte de la plaza está en restauración). Podéis aprovechar de tomaros el aperitivo en algún bar cerca de la plaza. También en las afueras se encuentran varios molinos de viento, dos de ellos restaurados por completo y un tercero de propiedad privada aunque casi os recomiendo seguir hasta Consuegra para ver los molinos de este pueblo.

Tembleque_Veratrends    Tembleque_Veratrends

Media hora más en coche y estamos en Consuegra, para mí, de los paisajes más bonitos con molinos. Los molinos se encuentran alineados sobre el cerro Calderico. Datan del  siglo XVI.  Hay 13 molinos originales, de los cuales se conservan 12. Podéis acceder a algunos de ellos, unos que funcionan como tienda y otras son museo con exposiciones. Hay cinco que conservan su maquinaria para hacer harina, estos son los llamados: Sancho, Rucio, Bolero, Espatero y Mochilas. El resto de molinos tienen nombres también relacionados con el Quijote: Caballero del verde Gabán, Mambrino, Vista Alegre, Alcancía, Chispas, Cardeño y Clavileño.

Es posible ver al molino Sancho en funcionamiento unicamente una vez al año, y es durante la Fiesta de la Rosa del Azafrán (último fin de semana del mes de Octubre) y allí podréis ver cómo se muele el maíz para sacar harina.

Consuegra_Veratrends   Consuegra_Veratrends

Consuegra_Veratrends  Consuegra_Veratrends

Consuegra_Veratrends

También podéis visitar el castillo de La Muela, una edificación del siglo X, la construyó Almanzor durante el dominio musulmán. Más tarde el castillo perteneció a los Caballeros Hospitalarios de la Orden de San Juan de Jerusalén. El castillo se puede visitar por 4 € todos los días incluso festivos, los horarios los podéis ver en la página del castillo.

Si queréis comer en Consuegra os recomiendo La Bodeguita, un restaurante con comida típica manchega y menú para el fin de semana. El precio del menú el fin de semana es de 16€ y la comida está buenísima. El postre sería la pega, pues la oferta es muy reducida. Os dejo con la foto del salmorejo y el solomillo con mermelada de frutos del bosque que fue lo que tomé.

Consuegra_Veratrends   Consuegra_Veratrends

Salimos rumbo a Campo de Criptana a media hora de Consuegra. Los molinos de viento de Campo de Criptana atesoran una fama mundial por ser los que inspiraron a Miguel de Cervantes para narrar la aventura más famosa de la literatura universal, la de Don Quijote contra los ‘Gigantes’.

El turismo está mejor explotado en Campo de Criptana, los molinos y el centro histórico está muy bien mantenido y en la oficina de turismo podéis coger una visita guiada a uno de los molinos que conserva su maquinaria en perfecto estado, por 2,5€.

Campo_Criptana_Veratrends  Campo_Criptana_Veratrends

Campo_Criptana_Veratrends  Campo_Criptana_Veratrends

Entre el conjunto de molinos que puebla la Sierra de los Molinos, se encuentran los tres únicos molinos de la Península Ibérica que conservan la estructura y maquinaria original del siglo XVI (Infanto, Burleta y Sardinero), aptos para moler el cereal como se hacía siglos atrás, gracias al ingenio del hombre y a la fuerza del viento.

Campo_Criptana_Veratrends

Os recomiendo tomaros algo en el Restaurante Las Musas, donde tienen una terraza muy bonita, una barra donde preparan copas y el ambiente con musica muy animada, mientras esperáis el atardecer, uno de los más bonitos de España.

Deja un comentario